ene 20, 2013 - Criticas    1 Comment

UNA AVENTURA EXTRAORDINARIA: LA MAGIA DEL CINE SE SIENTE

La posibilidad de lo increíble, el peligro y el destino,  se unen en la maravillosa historia que cuenta Una aventura extraordinaria (Life of Pi), que tal como lo describe su titulo trasciende lo común.

Basada en el best seller La vida de Pi, de Yann Martel , el film combina una historia atrapante y humana con una cuidada fotografía (sobre todo de animales) que impresionan, deslumbran y aumentan su poder con la nueva técnica del 3 D.

Emocionarse al ver una película es normal, pero sentir hasta el asombro es algo que pocas veces sucede. Su director Ang Lee logra contar una historia de vida llevando al espectador a sentir, en el más amplio sentido.

Es Pi mismo quien relata su propia historia, el por que de su nombre, como fue crecer en un zoológico y lo más increíble, como sobrevivió en altamar después de un naufragio compartiendo un bote salvavidas con un tigre de bengala. Así de increíble como suena este párrafo es la aventura que le toca vivir a Pi. En este capitulo fundamental el joven es interpretado por el actor Suraj Sharma de manera creíble y conmovedora.

Ang Lee siempre ha tratado dramas humanos desde el sufrimiento y alegría de sus protagonistas y el traslado de éstos al público, en Una aventura extraordinaria lleva a espectador a sentirlos a flor de piel utilizando el lenguaje del cine en todo su esplendor. Imagen y sonido se unen aquí con primeros planos necesarios, planos generales impresionantes y efectos visuales increíbles par dar vida al film.

La historia, que por momentos parece una fábula, logra lentamente apoderarse de la atención del espectador, sobre todo por éste sabe lo mismo que el joven escritor quien entrevista a Pi en el film y que se muestra tan impresionado como el público.

La vida, sus aventuras y desventuras hacen al humano fuerte, pero no deja de asombrarlo; lo bueno es saber que el cine también lo puede hacer.

 

MF. (palabrasdecine@hotmail.com)

1 Comentario

  • gracias mumi, me convenciste de ir a verla, besos!