ene 20, 2015 - Mas alla de la butaca    Comentarios desactivados

MAS ALLÁ DE LA BUTACA: CINE DENTRO DEL CINE.

No existe un género cinematográfico más interesante que el autoreferencial, es decir cuando el cine se mira a sí mismo, el cine dentro del cine. Son aquellas películas en donde las historias relacionan a directores, productores o simplemente la filmación de una película.

Debido a la popularidad y éxito de este medio, la mayoría de las personas comprende lo que pasa durante una filmación, los ensayos, el hecho de que se filme una y otra vez hasta que salga perfecto, que todo se arma y nada (o casi nada) está librado al azar, la existencia de la cámara y los efectos especiales. Así este tipo de películas permiten extender el ojo el espectador hacia el detrás de escena, ese mundo que para muchos es un misterio.

El cine dentro del cine no se limita al drama o a la comedia, también pueden tratarse de documentales, biografías, parodias y hasta en algunos casos al terror.

El ver una película supone una experiencia en el espectador, el ver uno de estos permite un mayor disfrute ¿Por qué?, es sencillo se aprecia mas la forma de producir cine, se ven los esfuerzos que implica y todo lo que conlleva.

Se me vienen a la cabeza varios ejemplos e inconscientemente dejo muchas afuera.

El juego del Hollywood de 1992 del genial Robert Altman, es quizás su ejemplo más representativo. Aquí se desnuda la frialdad de la industria de Hollywood con personajes reales (aparecen varias estrellas interpretándose a si mismas) en donde el negocio sobrepasa al arte. Su personaje principal el productor Griffin Mill interpretado por Tim Robbins (quien como actor, productor y director sabe de que se trata este problema), debe buscar la forma de producir, pero mientras lo hace se encontrara metido dentro de una historia que se asemeja a un guión promedio de Hollywood. Altman criticaba así a la formación y acción de la industria, pero brindando una mirada a su interior.

Francois Truffaut filmó su propio film de este estilo, La noche americana de 1973, desde su personaje un director de cine se ve como se produce un rodaje cinematográfico, concepción e escenas, caprichos de estrellas, contratiempos y inquietud de querer filmar. Así el director francés celebra la nostalgia y magia del cine desnudando sin falsas pretensiones el proceso de filmación.

Otra película que nos lleva a la producción cinematográfica es la clásica Cantando bajo la lluvia de 1952 dirigida por Gene Kelly y Stanley Donen. Este musical se sitúa en un momento especial de la historia del cine, la llegada del cine sonoro, a través de impresionantes números musicales, bellas canciones y momentos cómicos el filme resulta fresco también hoy.

En 1994 Tim Burton dirigió Ed Wood biografía atípica del considerado peor director de la historia del cine. Su mirada nostálgica llevo al espectador al mundo de las filmaciones y visiones artísticas en donde el delirio y la falta de talento se suman para formar una historia que aunque se basa en la vida real parece salida de un libro de cuentos. Burton se tomó mucha libertad a la hora de contar la vida de Edward Wood Jr., pero lo logró con su estilo, escenas para rescatar hay muchas, pero solo nombraré la que Wood se encuentra cara a cara con Orson Welles.

El director cómico de parodias, el genial Mel Brooks dirigió La ultima locura en 1976, donde interpreta a un director (casi es él mismo) que quiere filmar una película muda (la que se ve), desfilan estrellas de la época entre gags ocurrentes y el único que habla es el mimo francés Marcel Marceau.

Hitchcock, hace unos pocos años se estrenó sin pena ni gloria este film sobre el director inglés mientras filma su película más conocida Psicosis. Anthony Hopkins lo interpreta de manera caricaturesca y logra quitar la mística que tenían las anécdotas detrás de la filmación de semejante icono.

Sunset boulevard, o El ocaso de los dioses, tal vez la mejor película hecha sobre el cine de Hollywood y su fabrica de sueño. En pocas líneas no s epuede resumi, pero siempre se puede volver a ver.

Por ultimo nombraré a otro filme que se refiere a la industria cinematográfica o la realización de un filme, este es RKO 281, es una película hecha para la televisión dirigida por Benajmin Ross donde se relata la historia de la realización de El ciudadano de Orson Welles. Este telefilm encierra todos los promenores y anécdotas que tuvieron lugar durante el rodaje de este clásico, desde la decisión de los planos hasta la batalla contra William Randolph Hearst, un momento privilegiado de la historia del cine.

Ejemplos de filmes que se refieren  a ellos mismos hay muchos y no se van a acabar ya que los nuevos autores siempre se interesan en la historia del séptimo arte.

Lo importante es que el cine se sigue mirando a si mismo, y los espectadores siguen mirando cine, mirarse a sí mismo.

MF (palabrasdecine@hotmail.com)

Comentarios cerrados.