nov 5, 2012 - Criticas    1 Comment

Frankenweenie, Frankenstein es un niño burtoniano.

La última película de Tim Burton tiene todos los elementos del universo que ha creado este director desde el comienzo de su carrera: un mundo sombrío pero terriblemente tierno, un sutil humor negro y un homenaje a los filmes que él veía de niño, los de terror clase B.

Frankenweenie está basado en el corto que Burton filmó en 1984, hasta  utiliza las mismas escenas o la disposición de las mismas y el blanco y negro, salvo que esta vez, además de convertirla en largo (con más conflictos)  la filmó de forma animada en stop motion y en 3D.

Víctor Frankenstein es un niño solitario cuyo mejor amigo es su perro Sparky, después de que éste muere sorpresivamente, Víctor con sus conocimientos sobre ciencia decide volverlo a la vida al estilo de las películas de terror (donde vive hay tormentas eléctricas casi todas las noches), cuando lo logra la vida de su comunidad es la que cambia.

El extraño de Burton también se aprecia en otros detalles, en la ambientación en los suburbios californianos donde creció, que recuerdan a la comunidad de El joven manos de tijeras (aunque más sombrío) y en la melancolía de su personaje principal Víctor, un niño particular, triste y sensible que también nos hace recordar a Edward.

Pero el sello de autor también aparece en el diseño de los personajes, (están basados en sus dibujos, todos oscuros, lánguidos con ojos bien redondos y un profesor que se parece mucho a Vincent Price) y en las personalidades  que tienen, los que se ven más siniestros y oscuros, son lo que malas intenciones tienen y los que se ven extraños son los que más raros y únicos.

El homenaje al cine de terror clase B se ve  constantemente en Frankenweenie, empezando por el mismo título del film, en las películas caseras que Víctor filma con Sparky como algún monstruo en el que después lo convierte y en algunas escenas que lo emulan directamente. Pero el homenaje más interesante está  en los nombres de algunos personajes, por ejemplo la niña Elsa Van Helsing que se parece mucho a Winona Ryder en Beetle juice, y a quien la actriz le da la voz, o el niño jorobado llamado Edgar A. Gore, el mismo Victor y su padre, quien se llama Edward como tantos personajes de la filmografía de Burton.

Mención aparte merece la fantástica y acorde banda sonora de Danny Elfman quien ya se ha vuelto un ingrediente infaltable en las películas de Burton. Imitando la espectacularidad que tenían los filmes de terror, Elfman logra ambientar al film envolviendo al espectador en la fantasía.

Frankenweenie es un film para el público infantil adulto, ya que el niño puede disfrutarla y mucho, pero necesita la experiencia del paso del tiempo para absorberla completa. Lo que resulta oscuro y tétrico del relato se compensa con la humanidad y sentimientos honestos de la historia. Este film es para amantes del cine de Burton, del cine de terror clase B, del cine de culto… para los cinéfilos.

MF palabrasdecine@hotmail.com

1 Comentario

  • Can I only say such a alleviation to locate somebody who truly understands what they are talking about on the internet. You need to learn how to bring an issue for you to mild to make the idea important. More and more people should check this out and also understand this part with the tale. We find it difficult to believe youre not more popular as you undoubtedly have the present.