feb 21, 2013 - Criticas    Comentarios desactivados

CRITICA: LOS MISERABLES. DE LA LITERATURA, AL TEATRO, AL CINE.

La inmortal obra de Victor Hugo, Los Miserables tiene una nueva versión cinematográfica, pero esta vez con un valioso agregado, se basa principalmente en la puesta de escena de la obra musical de Claude Michel Schönberg, Alain Boublil y Jean Marc Natel.

El film cuenta con una ambientación y puesta impecable  que se apreciará más en la pantalla grande, y una excelente orquesta por supuesto, que reproducen las famosas melodías.

Como mencionaba antes, al tratarse de un musical, escuchamos música en todo momento, casi no hay diálogos, ni baile y el hecho de no tener un descanso (como pasaría en el teatro con el intervalo) puede cansar a los espectadores que no admiren este género (hay una gran porción del público que no lo hace).

Las interpretaciones y las voces merecen destacarse por el resto de los elementos que conforman el film, ya que se convierten en su motor principal. Así vemos al gran elenco de rostros conocidos en una posición nueva. Hugh Jackman impresiona y se separa así de las películas de acción con una gran voz y expresividad, Rusell Crowe no desentona pero se muestra como el menos talentoso a la hora de cantar, Anne Hataway como la pobre Fantine trasmite la desdicha del personaje con gran altura y se destacan las participaciones de los actores Sacha Baron Cohen y Helena Bonhan Carter como la participación de los más jóvenes  Amanda Seyfried y Eddie Redmayne, de los cuales se destaca Samantha Barks como Eponine quien canta la hermosa canción On my own.

La dirección de Tom Hooper (El discurso del rey) es sobria y se preocupa por captar el drama y el enfrentamiento entre Jean Valjean (Jackman) y Javert (Crowe), aunque no deja en segundo lugar a los demás personajes y da la cuota dramática con cada canción destacándola con largos primeros planos de los actores-cantantes de sus sentimientos y emociones.  Por la naturaleza de la historia es fácil identificarse, pero es en el hermoso conjunta de palabras que forman las letras de cada canción en donde se encuentra la riqueza final del film, en su origen.

Una realización de la magnitud de este film despierta ganas de que haya más adaptaciones de las obras musicales de la misma talla, y sobre todo que mantengan la misma atmosfera dramática que en las tablas.

MF (palabrasdecine@hotmail.com).

Comentarios cerrados.