jun 16, 2013 - Criticas    Comentarios desactivados

CRITICA: EL HOMBRE DE ACERO, SUPERMAN TAMBIEN SUFRE.

Cuando se realiza una nueva versión de la historia de un personaje tan conocido e incorporado a la cultura popular como Superman, es inevitable comparar el film con los anteriores, el de Brian Singer (Superman vuelve, 2006) y el clásico de Richard Donner (Superman, 1978), y repasar sus escenas mientras se ve el estreno de la semana El hombre de acero. Se cuenta la misma historia tratando de refrescar ciertos puntos,  así Clark Kent  cambia un poco su forma de ser, pero no su esencia y necesidad de proteger a todos a pesar de sentirse marginado por ser diferente.

Esta vez de la mano de Zach Snyder (director 300, Watchmen, Sucher punch) y producido por Christopher Nolan (director de la última trilogía de Batman) El hombre de acero busca un público nuevo para una historia conocida, dándole un nuevo aspecto, pero sin cambiarla demasiado. Hay más información sobre Krypton, los recuerdos de Villachica (quiero decir Smallville) son pocos y esenciales y la necesidad de Clark para averiguar su identidad es justa, es esto lo que lo lleva a vagar por el mundo donde se encuentra con Luisa Lane y su heroísmo empieza a formarse. Su verdadera prueba tiene lugar cuando aparece el villano de turno, el General Zod (Lex Luthor vendrá en alguna secuela) quien reclama a Kal- el  para terminar de vengarse de su padre y éste debe aparecer. Hay una complicidad especial con el público que espera que llamen a Superman y a éste lo llaman por otros nombres.

El avance de la tecnología hace que su vuelo parezca más natural, las batallas cuerpo a cuerpo más impresionantes (sobre todo si se ve en 3D) y el hecho de ciertas modificaciones en la historia lo hace más intrigante, por ejemplo el hecho de que como extraterrestre haya tenido que acostumbrarse a nuestra atmosfera.

El traje se moderniza, sus colores se vuelven un poco más pero su nobleza y rectitud no cambia. Para los incondicionales de Superman, y los que lo quieran conocer funciona, para los que esperaban una gran vuelta de tuerca (como pasó con Batman y lo que parece ser su propósito)) pueden decepcionarse.

A diferencia de la película del 2006, aquí falta la melancolía hacia el personaje de los 70 (lo que le fallaba el desarrollo del guión, no su punto de partida) y eso la vuelve fría con respecto a la versión cinematográfica que todos conocemos, pero Superman sobrevive a sus versiones, a todas.

MF (palabrasdecine@hotmail.com).

Comentarios cerrados.